sábado, 31 de julio de 2010

Hoy me he levantado...

Escuchando las notas de una guitarra desafinada que sonaba en mi cabeza. En un vagón de un tren de hace 50, o quién sabe, quizá más años. El chico, joven, demasiado para viajar en un vagón solo, escribía torpemente cuando dejaba la guitarra aparcada a un lado. Pero eso no era excusa para que lo que escribía fuera fascinantemente precioso. Ese chico llegará a ser grande... un poeta. Un poeta. Un soñador. Y entonces me desperté. Sí, ¿era un sueño? No. era una señal. Tenía ganas de Dylan.



You should read too...

All i need. Just a little of every thing that i love. Not everything. It i have to add everything, any Starbucks will be so big and soulfull.