jueves, 28 de julio de 2011

En que el protagonista sea sólamente YO.

De vacaciones ya, y después de un campamento con 12 días en los que desentenderse del resto del mundo (que a la vuelta me ha dado más miedo que al irme) me apetece motivarme. Salir por ahí, sin decirle a nadie dónde. Salir, saltar a un tren e ir a Howarts o a Londres o a Jamaica, quién sabe. Aterrizar en un slumdog en medio de la India y saber lo que es vivir y ayudar a que otros puedan. Morirse en una cuneta y que nadie lo sepa, o hacer otras cosas sin que se sepan, por tu bien o el de otros. Coger la fama y tocarla con la punta de los dedos. Sobrepasarse y disfrutar y vivir a partes iguales. Que lo que pase en verano, se queda en verano. Revivir el del 1969. Tirarme a Jim Morrison o a Hendrix en la cuneta antes mencionada. Volar sobre las colinas de europa sobre los lomos de algo que volase o no, que las drogas son traicioneras. 
Y entonces me desperté en mi cama de Burgos, dando vueltas a la estatua del cid comiendo palomitas recalentadas de 1 euro y muriéndome del asco.
Gaviotas, la envidia me corroe, y es de la mala, muy mala, solo aviso... QUIÉN FUERA LIBRE para volar sin alas.

































2 comentarios:

  1. Dios, aún me pregunto cómo puedes escribir así. Es fascinante, en serio.

    ResponderEliminar
  2. Todos tenemos ganas de sentirnos libres.
    Escribes muy bien

    ResponderEliminar

You should read too...

All i need. Just a little of every thing that i love. Not everything. It i have to add everything, any Starbucks will be so big and soulfull.